Pare la Hemorragia

La menstruación en épocas modernas es innecesariamente artificial y malsana

James Hughes

[Lunes, Octubre 21 de 2002] Nunca he sido la clase de individuo que me moleste la sangre menstrual. Por el contrario, como feminista y adorador de todo lo femenino, siempre he estado perfectamente cómodo con "La Maldición".

Ahora, entrando en los 40, mi esposa y yo estamos intentando concebir un último niño, y cada período llega como señal siniestra del reloj biológico.

Un nuevo estudio acerca de la Reproducción Humana sugiere que si mi esposa hubiera tomado la píldora, nos sería más fácil concebir. Resulta que las mujeres son más fértiles después de dejar la píldora debido a que la zona reproductiva descansa hasta que se necesita de nuevo.

Esto tiene sentido: La menstruación moderna es artificial y malsana. Pero no necesita serlo. Cada vez más los estudios están demostrando que la tecnología reproductiva podría ser una solución.

Menstruación moderna

La menstruación era mucho menos frecuente antes del siglo veinte. Nuestras abuelas del Paleolítico comenzaban a tener niños en su adolescencia y conseguían embarazarse de nuevo, después de cada nacimiento, tan pronto como sus períodos comenzaban.

Las mujeres modernas comienzan a menstruar más temprano que sus antepasados y dejan de menstruar más tarde. Ellas, además, tienen solo dos o tres niños, no una docena. Nuestras abuelas ancestrales amamantaban durante mucho tiempo, lo cual suprimía la menstruación, mientras que las mujeres modernas amamantan por un tiempo más corto, si es que lo hacen.

Por consiguiente las mujeres modernas tienen tres a 10 veces más períodos que sus antepasados.

Y toda esta hemorragia adicional está ligada a una gama de problemas médicos. Sencillamente no es bueno que una persona sangre por varios días al mes. Aparte de la incomodidad que significa -- los calambres, los dolores de cabeza, la irritabilidad y el acné -- la menstruación también está relacionada con la endometriosis, la anemia y el cáncer de ovarios.

Soluciones tecnológicas

Afortunadamente las píldoras y los implantes para el control de la natalidad pueden hacer todo esto innecesario. Con el simple hecho de tomar la píldora anticonceptiva se previene la ovulación y, por consiguiente, se reducen los riesgos de cáncer de ovarios. Pero estas píldoras todavía vienen con 21 días de hormonas y siete días de azúcar, permitiendo un pequeño sangramiento.

Este ciclo es totalmente innecesario. Fue visto por los pioneros de la píldora como la manera de convencer a la iglesia católica de que la píldora era "natural". El Vaticano nunca aceptó esta idea, pero la píldora de 21/7 permaneció.

Los médicos están recomendando cada vez más, que las mujeres no le hagan caso a este ciclo y supriman la menstruación del todo con prescripciones continuas.

En un ensayo reciente el Diario Americano de Obstetricia y Ginecología divulgó que un grupo de mujeres que tomaron la píldora, suprimieron sus períodos a apenas cuatro por año. Casi todas las mujeres que habían sufrido malestar durante sus períodos eligieron continuar el régimen después del estudio y estaban felices con los resultados.

Un uso más extenso de la píldora también reduciría la incidencia de un embarazo indeseado. Irónicamente, como lo demuestra el estudio mencionado en Reproducción Humana, el uso de la píldora también aumenta la probabilidad de niños deseados.

No hay razón para sangrar

Como dicen Coutinho y Segal en su libro ¿Es Obsoleta La Menstruación? las mujeres pueden sangrar si lo desean, pero no hay razón para ello, y podría ser mejor que no lo hicieran.

Es comprensible que muchas mujeres duden de este consejo. Muchas prácticas en obstetricia y ginecología fueron desarrolladas por doctores hombres que pensaban que los procesos naturales del cuerpo de las mujeres eran problemas que se resolverían con píldoras, bisturís o fórceps. La buena salud de la mujer y los movimientos naturales del nacimiento ayudaron a que la ciencia, y el respeto a los procesos naturales, volvieran a ser parte del tratamiento médico.

Pero en el caso de la menstruación, nuestros cuerpos Paleolíticos, que ahora tienen que adaptarse a una vida post-industrial, realmente pueden ser reparados por la ciencia.

En un par de años mi hija comenzará a sangrar. Algunos de nuestros amigos celebran las primeras menstruaciones con rituales paganos, y ven el período como una conexión con la luna y la naturaleza. Quizás debamos celebrar, bailar bajo la luna y cantar alabanzas a Gaia. Y después darles la píldora a nuestras hijas.

James Hughes enseña políticas de salud en el Trinity College en Hartford Connecticut, y presta sus servicios como secretario de la Asociación Transhumanista Mundial, una organización sin fines de lucro dedicada a incentivar el uso de la tecnología para superar las limitaciones del cuerpo humano. Su programa de radio semanal, Changesurfer Radio se puede oír en MP3. Usted puede localizarlo en la siguiente dirección de correo electrónico: jhughes@changesurfer.com.

Traducción al español por Santiago Ochoa (sochoa@transhumanismo.org).